Posts Destacados 

En qué momento se jodió la exploración?


Paisaje del Meta. Crédito legionlandrover.com

Me tomo un respiro para reflexionar acerca de lo que está pasando con la industria del petróleo en Colombia y me abruma lo que veo. Con un sentimiento de incredulidad observo como se desmorona la exploración justo en el momento en que el país más la necesita. La industria, fiel a su esencia, lucha y se adapta. Se reinventa c...ada día y no cesa de trabajar para cumplir con sus metas y compromisos al tiempo que no abandona el banquillo de los acusados, desde donde explica una y otra vez, con voz ya cansada, en qué consiste su labor y cómo la adelanta cumpliendo con todos los requisitos de ley, como corresponde.


No entiendo en qué momento se nos olvidó que estamos haciendo sísmica y perforando pozos desde hace más de 50 años sin que se hayan presentado impactos ambientales catastróficos como los que se han anunciado tan irresponsablemente. ¿A qué horas, un puñado de falsos expertos asustaron un país entero y en qué negro instante ese país entero se tragó el cuento ?


En cuestión de pocos años, las empresas de sísmica quedaron reducidas a escombros. Las poquísimas que subsisten luchan para sobrevivir y ya son centenares los profesionales y técnicos calificados que están desempleados. Los costos de los levantamientos sísmicos entraron en una espiral alcista sin fin; los paros, las amenazas, las exigencias no tienen límite. Hoy en día los cronogramas y los presupuestos son de humo y la sísmica es un animal famélico que camina cansado mientras le cuelgan gordas sanguijuelas.


Mientras escribo, en varios lugares del país, se encuentran paralizados los frentes de trabajo debido a paros y bloqueos que invocan razones ambientales, pero que en el fondo están alimentados por viles intereses comerciales. La rapiña por cupos de trabajo, vehículos y contratación de todo tipo de bienes y servicios se convirtió en un monstruo de mil cabezas que asusta. De verdad, asusta.


En días pasados estuve en el Meta. Las comunidades se preparaban para una movilización en contra de la industria petrolera, con su grito de batalla, agua sí-petróleo no. Se estaba instalando una mesa hídrica y los altavoces resonaban llamando al pueblo a cerrar filas en contra de las petroleras. ¿De cuándo acá resultamos tan preocupados por el agua?


Entre Granada y Puerto Lleras, pude ver plantaciones de palma que se extienden hasta donde la vista alcanza. Cada palma necesita 300 litros de agua al día. Hay 143 palmas por hectárea, es decir que cada hectárea necesita unos 16 millones de litros de agua al año. En el 2011, había 162.000 hectáreas de palma sembradas en el Meta, que consumen más de 2500 millones de metros cúbicos de agua al año!! Pero no!, la mesa hídrica es contra la industria del petróleo que no consume ni la milésima parte de eso!!!. ¿Tendrán licencia? ¿Tendrán plan de manejo ambiental? Alguno de los campesinos que me contó que la Palma les estaba secando el agua habrá salido en el noticiero? También había enormes plantaciones de plátano, arroz, yuca, maracuyá, piña y grandes extensiones dedicadas a la ganadería. ¿Será que a los miembros de la mesa hídrica les interesará el tema de los fertilizantes, fungicidas y demás químicos que deben estar llegando al río Ariari? No tengo nada en contra de la Palma, pero es evidente que el discurso ambiental en contra de la industria del petróleo es una burda pantalla y veo también una inmensa manada de borregos.


Tengo dolor de patria, hoy me invade la desesperanza. Miro a mi alrededor y no encuentro razones para estar optimista por más que tengo espíritu explorador y los retos me motivan. Qué vamos a hacer si en cuatro años o menos se esfuman los ingresos del petróleo? Con qué vamos a apalancar la educación, la salud y las obras de infraestructura que necesitamos? Tengo muchas preguntas…tengo pocas respuestas.


Por eso, aquí sentado, viendo cómo nada pasa, no puedo evitar emular a Don Plinio Apuleyo Mendoza y preguntarme, ¿En qué momento se jodió la exploración ?



Posts Recientes