Posts Destacados 

Cumaral: una marcha necesaria para un diálogo sincero?


Marcha a favor de la sísmica. Cumaral(Meta), Medina(Cund)

Dos eventos ocurrieron la semana que pasó, que hablan de un peligroso escalamiento de la conflictividad social en torno a la actividad de exploración petrolera y más específicamente a la prospección sísmica.


En el municipio de El Paujil, Caquetá, encapuchados prendieron fuego a las instalaciones de la empresa Petroseismic en un acto a todas luces condenable que busca generar rechazo a la actividad exploratoria en la región. Se requerirá una buena dosis de sensatez para evitar que esta polarización desemboque en eventos más lamentables. Ver más en (http://goo.gl/nfI6P3)


En contraste en el departamento del Meta, decenas de trabajadores y personas beneficiarias de la actividad de prospección sísmica que se adelanta en el bloque LLA69 marcharon el pasado viernes de manera pacífica y exigieron respeto por su derecho al trabajo. Rechazaron la estigmatización de la actividad petrolera y la injerencia de intereses particulares que pretenden invocar razones ambientales para oponerse al proyecto.

Trabajadores de sísmica marcharon en Cumaral, Meta


Esta marcha constituye quizás(?) el fin de un largo periodo a lo largo del cual la industria petrolera colombiana guardó silencio y soportó estoicamente múltiples señalamientos infundados. En la marcha, las personas que se benefician de este tipo proyectos se manifestaron de manera pacífica pero firme para decirle valerosamente NO a la desinformación y NO al pretendido dilema de Agua o Petróleo.


Sea la oportunidad para enumerar al menos 10 razones por las cuales la sísmica no representa una amenaza para el medio ambiente:


  1. Hay una bibliografía amplia, en Colombia y el mundo que analiza el tema y comparte la mismas conclusiones. (ver http://bit.ly/1X9oTHG)

  2. En la gran mayoría de los casos en los que se atribuyen a la sísmica daños catastróficos sobre el medio ambiente, no hay un soporte técnico riguroso que permita llegar a tal conclusión.

  3. La regulación colombiana, especialmente en jurisdicción de Cormacarena y Corporoniquía posee requisitos de obligatorio cumplimiento que abordan con lujo de detalles la temática socio ambiental y en particular el tema hídrico. Cada programa sísmico genera reportes periódicos a las autoridades.

  4. Las prácticas de rutina en materia ambiental para cualquier programa sísmico, incluyen inventarios de elementos hídricos sensibles y actas de vecindad pre y post registro, que testifican la ausencia de afectación.

  5. En todo programa sísmico se realiza el levantamiento de actas de vecindad a viviendas, elementos de infraestructura y vías de comunicación.

  6. En todos los programas sísmicos se utilizan distancias mínimas a elementos potencialmente sensibles que se observan estrictamente y que se basan en la Guía Ambiental Para Programas Sísmicos en Tierra (1998). Dichas distancias son conservadoras y han demostrado su validez, a través de más de 18 años.

  7. La evolución de la tecnología sísmica ha permitido la implementación de equipos cada vez más livianos y amigables con el medio ambiente. Ejemplos reales son los equipos inalámbricos, el uso de fuentes vibratorias livianas, los geófonos más sensibles, la topografía por GPS y los taladros mecanizados livianos.

  8. En todos los programas sísmicos se observan políticas de Salud, Seguridad Industrial y Medio Ambiente que aseguran el tratamiento riguroso de estos temas y el cumplimiento riguroso de los requerimientos de ley. Todo lo anterior se documenta prolijamente y se informa con frecuencia a las autoridades.

  9. Todas las actividades involucradas en un programa sísmico son objeto de un análisis de trabajo seguro que permite implementar acciones preventivas que evitan la ocurrencia de incidentes ambientales.

  10. Las variables ambientales se articulan a las temáticas sociales y administrativas y se manejan de manera integrada y transparente.


Un programa sísmico es una actividad de corta duración que aún así tiene el potencial de generar ingresos locales importantes en compra de bienes y servicios, empleos calificados y no calificados, inversión social voluntaria, pero sobre todo es la oportunidad de construir un relacionamiento sano y perdurable entre empresas, autoridades y comunidades.


Una cosa es cierta: la sostenibilidad económica del país pasa por un sector de hidrocarburos fuerte y apoyado por la institucionalidad. Por ello, el país debe debatir a fondo y con toda transparencia este tema, para que los ideales ambientales no sean utilizados como cortina distractora y elemento acumulador de violencia en las regiones.


JCH


Posts Recientes