Posts Destacados 

Fourier y La Socialización


Foto publicada en portal MIT TEchnology Review

Por Jaime Checa - Geofísco de Exploración

Amigo lector: se preguntará qué tiene que ver el análisis de Fourier con la socialización de proyectos petroleros. Si cuenta usted con suficiente paciencia a continuación encontrará la explicación:


“La transformada de Fourier, denominada así por Jean-Baptiste Joseph Fourier (matemático francés que vivió entre 1768 y 1830), es una herramienta matemática casi mágica, capaz de descomponer cualquier función periódica (en tiempo, o en espacio) en una suma de funciones de tipo sinusoidal (dependientes de la frecuencia), de manera similar a cómo un acorde musical puede expresarse en términos de las amplitudes (=volumen) de cada una sus notas constitutivas.“. (http://www.xtal.iqfr.csic.es).


En la figura 1 se observan 3 ondas sinusoidales que se caracterizan por su frecuencia y su amplitud. La suma de las tres ondas da origen a una onda compuesta (azul). Se muestra también un histograma que ilustra el peso relativo de cada una de las ondas originales que intervinieron en la suma. En el caso (a) la onda de baja frecuencia es más grande y tenemos un espectro dominado por las bajas frecuencias. En este caso la onda resultante guarda un parecido mayor con la onda 1. En los casos (b) y (c) se ha modificado la amplitud relativa de cada una de las 3 las ondas elementales, con lo cual la onda resultante, de color azul, cambia drásticamente de forma. Dicho de otra manera, la apariencia de la curva azul depende totalmente de las cantidades en que se mezclen las 3 componentes elementales.


La promesa de Fourier es la de ser capaz de determinar, usando solo la curva azul, cuales fueron las 3 ondas que se sumaron y en qué proporción entró cada una en la suma (estrictamente hablando el análisis de Fourier hace mucho más que eso, pero esta descripción es suficiente para la presente discusión). La importancia de esta habilidad de sintetizar los componentes elementales de una curva compleja es que podemos actuar de manera individual sobre cada uno de ellos para enfatizarlos o disminuirlos en la medida de nuestro interés. Un ejemplo muy claro de cómo ocurre esto en la vida cotidiana es un ecualizador de sonido, en el cual podemos subir o bajar la amplitud (volumen) de componentes específicas de frecuencia moviendo palancas en un dial.



Figura 1. En todos los casos la curva azul es el resultado de sumar los mismos tres sinusoides de 2,5 y 10 Hz. La diferencia radica únicamente en la proporción de cada uno. Dicha proporción se ilustra en el espectro de amplitud.

[endif]--![endif]--



Ahora, habiendo sobrevivido a Fourier, hablemos de los procesos de socialización de proyectos de petróleo. La socialización es un proceso por el cual la empresa que se propone adelantar un proyecto en una determinada zona de influencia explica a las comunidades y grupos de interés el alcance de su labor, su impacto en el entorno local y las medidas de manejo que ha previsto para minimizar dicho impacto. Se trata de un espacio de encuentro y de construcción conjunta cuyo éxito depende de la calidad de la información que se provea y de la calidad del relacionamiento mismo (léase transparencia).

No obstante lo anterior, los procesos de socialización se han contaminado con una enorme cantidad de intereses que han terminado por desdibujar su esencia y los han convertido en tribunas políticas, peajes ilegales donde se transan empleos, bienes y servicios, y caldo de cultivo donde se cuece una pavorosa corrupción. Si bien el tema ambiental es un eje central de discusión cuando se trata de desarrollo sostenible, es claro también que las consignas ambientales radicales han sido utilizadas como pantalla para generar caos y desconcierto en todos los sectores sociales y para favorecer intereses ilegítimos, todo ello facilitado por una institucionalidad débil y a veces ausente. Sin mediar el mínimo rigor técnico, la industria petrolera ha sido responsabilizada de catástrofes ambientales sin nombre y carga sobre su espalda una cruz ajena cuyos propietarios reales, látigo en mano, se pasean impunes por todas partes.

La manera como una empresa petrolera se aproxima y adelanta la socialización en estas condiciones difíciles determina el resultado inmediato del proceso y además influye de manera decisiva en la calidad del relacionamiento futuro con su entorno, un aspecto cuya importancia no se suele analizar con suficiente detenimiento. Así las cosas, cuando una empresa encuentra dificultades para surtir exitosamente la socialización, la manifestación externa de tales dificultades se ve como la curva azul de nuestra discusión de la primera página. Es decir la oposición al proyecto (curva azul) es la combinación de un cierto número de intereses diversos que intervienen con mayor o menor preponderancia dependiendo de la región. Si pudiéramos hacer análisis de Fourier social, lo que obtendríamos sería un espectro de las motivaciones e intereses individuales que configuran toda la problemática y ello nos ayudaría a abordar cada tema de la manera correcta y con la prioridad debida. Siguiendo con la analogía matemática podríamos identificar tres grandes grupos de actores (ondas) con intereses completamente diferentes que generalmente están presentes en estos casos y cuya preponderancia relativa hace de la suma resultante un objeto completamente diferente.


ONDA 1

Este sector corresponde a actores legítimamente preocupados por la temática socio-ambiental. Han escuchado que la actividad petrolera produce daños catastróficos y no quieren eso para su región. Temen que las fuentes de agua de sus fincas se sequen y que pierdan la tranquilidad con la que han vivido por años.

A este grupo pertenecen también profesores y estudiantes y líderes comunitarios.


ONDA 2

Esta onda está constituida por personas o sectores que tienen un interés económico legal o ilegal en el proyecto. Saben que habrá contratación de personal, vehículos, compra de bienes y servicios y se aprestan a asegurar una tajada. Los ilegales procurarán lograr una posición fuerte de negociación. Ofrecerán influir positivamente sobre otros actores o amenazarán con indisponerlos. Algunos tendrán la capacidad de cobrar comisiones por intermediación. Algunos estarán dispuestos a ejercer la violencia y hasta podrán aliarse o representar a grupos armados ilegales para canalizar extorsiones. Se incluyen también falsos expertos y políticos interesados en engrosar su caudal electoral con base en consignas populistas. Por su parte, aquellos con un interés comercial legítimo y que desean fortalecer su pequeña empresa, emprender un nuevo negocio o lograr unas entradas extras a través de un trabajo, aspiran a que la participación sea equitativa y transparente pero saben que hay actores que se quieren quedar con todo.


ONDA 3

Aquí encontramos sectores que no están interesados en que se adelanten operaciones petroleras a ningún precio. Tienen motivaciones firmemente enraizadas y de larga tradición en contra de la industria del petróleo. Aquí se pueden ubicar problemáticas como las de las amplias zonas donde operan cultivos ilícitos o minería ilegal y donde se ha establecido por años una red de producción, transporte y comercialización ilegal que no están dispuestos a exponer. También se incluyen zonas de presencia del ELN cuya agenda política incluye específicamente el tema petrolero. Otros ejemplos podrían ser los pueblos UWA cuyas motivaciones en contra de la industria del petróleo pasan por un tema territorial cuya solución no es el dinero y caben también los grupos ambientalistas radicales organizados.


La proporción en que estas tres ondas se mezclan en un área es lo que determina el perfil que tendrá la socialización y la estrategia que deberá diseñarse para resolver la problemática de manera exitosa y sobre todo sostenible. Esto es de capital importancia pues con demasiada frecuencia lo que se ve a primera vista (por ejemplo las manifestaciones ambientalistas) son apenas una pantalla que esconde motivaciones completamente diferentes.


La figura 2 presenta un resumen de los actores que se han descrito en cada una de las ondas y el tipo de acciones adecuadas para buscar una solución robusta a la problemática que presenta cada una de ellas. Vale decir que las acciones indicadas para la onda 1 siempre deben estar presentes en la estrategia y que un buen plan de comunicación será siempre la columna vertebral de todo esfuerzo por realizar una buena socialización.


Finalmente la Figura 3 muestra muestra alguos ejemplos en que la combinacion de las ondas 1(rojo), 2(verde) y 3(morado) produce perfiles de socialización completamente diferentes y que requieren diferente manejo.






COMENTARIOS FINALES


Un proyecto petrolero es una oportunidad de avanzar en la dirección del desarrollo sostenible y del mejoramiento de las condiciones de vida de las personas. En este sentido, el proceso de socialización es el escenario donde proyecto y territorio acuerdan la manera de coexistir en sinergia. Es UNA CONSTRUCCION CONJUNTA donde las dos partes ganan y por eso cuando falla el fracaso es de todos.


Las empresas operadoras y de servicios deben obrar con transparencia. Deben comunicar abundantemente y apoyarse en la institucionalidad. Deben planificar tiempos adecuados para las actividades previas y deben hacer esfuerzos visibles por transmitir con claridad sus mensajes y proveer ayudas escritas y medios audiovisuales. Por encima de todo, las empresas deben evitar caer en manejos poco éticos.


Por su parte las comunidades y sus líderes legítimos deben tener la capacidad de señalar a los corruptos y trabajar para que los beneficios de los proyectos no sean desviados ilegalmente. Deben interesarse en capacitarse en gestión de proyectos de interés comunitario y deben exigir cuentas a sus gobernantes acerca de la destinación de los recursos relacionados con los proyectos petroleros (ver http://www.eiti.upme.gov.co/eiti/). Deben fortalecer el civismo y formar a los niños en valores.


Todo aquel que esté interesado en este tema debe hacer el esfuerzo de profundizar lo suficiente para entender las verdaderas causas detrás de las apariencias. En especial los medios de comunicación por su enorme influencia y los reguladores por su responsabilidad, deben asegurarse de comprender de manera real las variables que intervienen en cada conflicto. Si la institucionalidad se fortalece y poco a poco se va reconstruyendo la confianza, las ondas sociales 2 y 3 irán desapareciendo y los perfiles de socialización serán dominados por la onda 1 y la parte legal de la onda 2. Ello nos permitirá avanzar armónicamente hacia un futuro mejor garantizando que los beneficios de la actividad se queden donde deben.


Gracias por leer.


Posts Recientes